Foto: Carlos Choin

Kiko Veneno pone la guinda a un martes de Feria cargado de cuentos y poesía. 

La programación musical, la poesía y los cuentos fueron los ingredientes que conformaron un perfecto menú. Y para los más pequeños, también disponemos de un delicioso menú infantil, desde taller de imprenta a lecturas de cuentos en la Biblioestación.

Foto: Carlos Choin

Foto: Carlos Choin

La escritora barcelonesa Cristina Fernández Cubas llegaba al Espacio Central de Puerta Real para presentar su último libro de relatos, “La habitación de Nona”, acompañado por el periodista Gonzalo Cappa.

Poco antes, Jorge Martí, cantante y compositor del grupo La Habitación Roja, se sentaba antes un nutrido grupo de seguidores y curiosos para dar a conocer su faceta de escritor, dentro del Ciclo “Músicos y Libros”. Presentaba “Espacio Interior”. Una compilación de textos diversos recopilados para la colección “Mis documentos” por el músico y editor Alex Díez. Le acompañó también Andrés López de Niños Mutantes, quién además de comentar sus impresiones a cerca del libro, se colgó la guitarra para escoltar al valenciano instalado en Noruega y juntos interpretaron algunos temas de “La moneda en el aire”, último trabajo publicado de La Habitación Roja.

Foto: Carlos Choin

Foto: Carlos Choin

En la Huerta de San Vicente pudimos disfrutar de la poesía de Oscar Hahn, flamante ganador del Premio Loewe de Poesía 2014 por “Los espejos comunicantes”. El poeta, ensayista y crítico chileno deleitó al respetable con la lectura de algunos poemas seleccionados por el mismo autor.

Foto: Carlos Choin

Foto: Carlos Choin

En la jornada del martes también tuvo lugar la presentación del Catálogo 2015 de la Editorial Universidad de Granada y la presentación del libro de Antonio Malpica Cuelo, “La Madraza y la ciudad de Granada” en el Palacio de la Madraza.
Algunos de los paseantes de la feria fueron sorprendidos por un lector misteriosos. Una iniciativa de la asociación Entrelibros, defensores de la lectura en voz alta, tanto a niños como a mayores.
La jornada acabó en el Teatro Isabel la Católica, que colgó el cartel de “no hay billetes” para la actuación de Kiko Veneno y su subalterno, el catalán Raúl Refree. Entradas a cambio de un libro, una iniciativa que se encargó de aplaudir el mismo Kiko, que mantuvo en todo momento una animosa comunicación con el público, al que llegó a preguntar qué libro se habían comprado. Concierto íntimo y memorable que no pasará desapercibido en el anecdotario de todos los asistentes.